Enduro World Series 2018 Olargues
Francia: La experiencia de Antonio Ovalle.

Salimos con Felipe Vial el martes 8 desde Santiago bien temprano rumbo a Roma para hacer conexión en Barcelona y de ahí seguir a la tercera fecha del Enduro World Series en Olargues al sur de Francia.

Una vez ya en Barcelona pasamos a buscar la van de un amigo y después seguimos directo unas 5 horas a Olargues, pasando a buscar en el camino a nuestro amigo chileno Milceades Jaque a Montepellier, para así llegar a las 1 am a nuestro hostal directo a dormir, con todas las ganas de empezar los entrenamientos del día siguiente.

A las 8 am del jueves después de tomar desayuno fuimos a armar las bicis y ya con eso listo partimos a los entrenamientos de las especiales 5 y 6 que eran a unos 20 minutos del layout en auto. La especial 5 era combinada con la especial 7 en los primeros 200 metros aprox. y era en una zona abierta con bajones de rocas y curvas cerradas con harta pendiente. Buena especial para partir y quedamos bien prendidos a ver qué más se venía. La especial 6 era todo el rato muy parecida, con mucha curva con buena pendiente, menos roca que la especial anterior y solo tenía una parte un poco más plana que se abría entre el bosque. La bajada en general era muy fluida y te dejaba agarrar buen ritmo sin tener partes tan difíciles entremedio, pero con una pendiente cómoda para soltar frenos en vez de ir acelerando uno mismo con el pedaleo.

Después de comernos algo rápido, subimos en la van a la empezada de la especial 7. Esta era la que más pendiente tenía y era con muchos bajones de piedra y raíz sin ningún metro de tierra, después te soltaba un poco con algunas curvas con harta pendiente y más adelante seguían más de estos mismos bajones.

Para terminar ese primer día hicimos la especial 8, que era la más larga de todas, y era una combinación de las otras 3. Luego pedaleamos hasta el layout, dejamos todo listo para el día siguiente, fuimos a comer a un par de cuadras del hostal y de ahí a dormir. Las pistas del segundo día de entrenamiento eran las primeras 4 especiales y, a diferencia del día anterior, estás eran más planas y pedaleadas en general, pero igual con mucha piedra y harta curva como todas. La especial 1 duraba cerca de 7 minutos y era de esas pistas en que se puede ir acelerando todo el rato y con mucho pedaleo técnico en que se pasa rozando las piedras, así que era muy fácil pegarle a un disco o a la pata de cambios y quedarse afuera partiendo la carrera. Después de un pedaleo de 1 hora aprox., se llegaba a la partida de la especial 2 que partía con unos bajones de roca con buen grip y muchos ciegos, para seguir con una zona de curvas de las que había que ir sacando la bici para avanzar rápido, después tenía unas zonas de rápidas de costra de rocas tipo Valdivia, uno que otro repecho y al final muchas curvas de tierra con un grip inmejorable y con mucha pendiente. Muy rica especial y muy física, pero en justa medida. Ya con esas 2 especiales listas el enlace nos dejaba en uno de los pueblos más grandes de la zona así que paramos a almorzar en un restaurant por 1 hora con unos amigos españoles y después seguimos hacia las últimas 2 especiales que nos faltaban. Ese enlace a la especial 3 era con harta pendiente y muy duro por la hora del día y el sol pegando muy fuerte, pero llegando arriba la vista a todo el valle principal pagaba todo el cansancio acumulado. La especial era la segunda más larga de toda la carrera y en los 10 min aprox., excluyendo los cruces de calle, no tenía más de 10 metros en que no hubiera piedras. Para terminar ese día tocaba entrenar la especial urbana que duraba 1 minuto 10 aprox. y era bien sencilla con algunas curvas muy angostas, pero nada muy difícil. Con todo el reconocimiento de las especiales tuvimos que dejar las bicis listas para correr y, entre lavarlas, cambiar algunos repuestos como pastillas de freno, el aceite a las horquillas, neumáticos y comer, nos terminamos acostando a las 23:30 sin regalar ningún minuto. En ese sentido fue bien cansador el día, pero valía la pena dejar las bicis a punto y como nuevas porque sabíamos que se venía duro físicamente y para la bici también.

El sábado me tocó largar con el número 38 a las 10:24 am y con una primera especial bien limpia y sólida para mí, fue buena motivación para partir el día. La segunda especial fue después de una hora de enlace y en los ciegos de roca daban ganas de entrar con más confianza porque el grip estaba bueno, pero para mí también fue una especial redonda, los repechos me salieron bien y no tuve grandes errores, pero tampoco arriesgué nada. En los primeros minutos de la especial 3 pude tener un buen ritmo acelerando cada vez más, con pocos errores y ya más o menos a los 3 minutos de bajada empezó a llover más fuerte, con una gota muy delgada pero que igual alcanzó para poner resbalosas las rocas y para complicar la vista, así que se puso harto más difícil que en los entrenamientos. Tuve 2 salidas de la pista, pero sin caídas y yo creo que debe haber sido el promedio de errores de todos los corredores porque las condiciones estaban para equivocarse. Para terminar ese día la especial urbana estaba bien mojada, pero era bien corta así que fue bien entretenido.

Al día siguiente la especial 5 era bien complicada al principio porque en las partes con mucha pendiente sostenida y rocas la bici no frenaba nada. En la segunda mitad de la especial ya le pude agarrar más el ritmo a ese terreno mojado y me sentí más rápido. La especial que seguía era la 6 y como tenía más tierra y menos piedra pude partir con más confianza porque, a pesar de la lluvia, la bici se agarraba mejor dentro de ese bosque. Me salió todo bien a excepción de que en el último tercio se me rajó el neumático delantero y perdí todo el aire. Tuve suerte de que esa especial te dejaba a 15 minutos del layout, por lo que teníamos harto tiempo para comer antes de la siguiente especial, así que me fui muy rápido directo a la carpa Specialized y pusimos un neumático nuevo. La especial que siguió fue la 7 y la más técnica de todas, por lejos. La lluvia en esta especial sí afectó mucho. La primera parte me salió muy bien hasta que tuve una caída fuerte que me hizo bajar el ritmo en el resto de la bajada. La última especial me salió fluida en toda la primera parte, a excepción de un choque de mi hombro con un árbol, pero en general para abajo la bici se agarraba bien hasta antes de las últimas curvas de rocas mojadas. Lejos, el producto estrella en toda la carrera fue mi chaqueta Merrell Mcro Shield Rain porque como la lluvia era intermitente y había mucho viento, había que ir poniéndose la chaqueta a ratos y tenía que ser algo fácil de guardar, liviano, impermeable y con ventilación. Una vez de vuelta en el layout nos fuimos directo al hospital a ver mi pierna, me pusieron 3 puntos y fue todo bien simple y rápido. En la tarde/noche fuimos a comer y luego nos fuimos a dar una vuelta por la fiesta de cierre de la carrera y a empezar a juntar ganas para las que se vienen!!