Andrés Sauma Race Report:
Ironman WorldChampionship Kona 2018

Tengo un sentimiento con sabor agridulce cuando miro hacia atrás y recuerdo todo el tiempo de entrenamiento que dediqué al Ironman de Hawaii. El resultado no fue lo esperado.

Hice todo lo que pude para llegar en mi mejor forma física. Sesiones en solitario de ciclismo y running que parecían interminables. Volúmenes de natación que nunca antes había realizado. Entonces qué sucedió? Llevaba una muy buena carrera. Mi natación estuvo bien, mi ciclismo fue rápido. Mi plan de nutrición era bueno y lo seguí al pie de la letra. Cuando comencé el running supe en los primeros kilómetros que mis piernas no estaban conmigo.

La largada de la natación en Kona es siempre muy caótica. Como buen nadador, me ubiqué en primera línea apenas nos permitieron ingresar al agua. Cuando quedaban 5 minutos para la largada todos los competidores se encontraban presionando para conseguir un mejor lugar. Al momento del cañonazo la caballerosidad se va por la ventana y se convierte en una batalla campal por el metro cuadrado. Patadas, puñetazos y empujones son la tónica por los primeros 600 metros de nado. Si logras resistir eso, sobreviviste la natación. Mi reloj se bloqueó con manotazos y nunca supe cuánto había hecho en la natación. Durante la carrera me enteré que había nadado en 57 minutos, lo que no estuvo tan mal considerando la situación.

El ciclismo este año fue muy rápido porque practicamente no había viento durante toda la carrera. En lo personal anduve bastante bien y nunca sentí agotamiento por calor o falta de nutrición. Lo único realmente negativo en esta etapa es el Drafting de los competidores. Fue tremendamente descarado. Mucho pelotones de ciclistas. A momentos parecía el Tour de France. Faltó más severidad de parte de los jueces.

Ya comenzando la maratón, el calor era demasiado para resistir y mi mente no estaba lo suficientemente fuerte para soportar la sensación de incomodidad. Francamente, tuve que luchar con mis peores demonios para no abandonar. Muchas veces pasó esta idea por mi cabeza, pero al mismo tiempo sentía mucha responsabilidad por dar un buen ejemplo a mi familia. Mi hermano quien me acompañó en este viaje y mis hijas que me seguían desde Chile. Tenía que luchar hasta el final y cruzar la meta dejándolo todo. Faltando 3 kilómetros para llegar me encuentro con mi hermano Alexis, quien estaba esperándome al costado de la carretera. Sorpresivamente corre esos últimos minutos conmigo. Voy muy emocionado y feliz. Me pasa una bandera chilena y poco antes de entrar a la alfombra roja me escolta Rolando, el chileno que vive en la isla y acompañó a Cristián Bustos en sus metros finales. Las emociones brotan por toda mi piel y al momento de cruzar la meta disfruto los instantes felicidad.

No estoy contento con mi desempeño en Kona, pero me siento orgulloso que no abandoné la carrera. Realmente hubo momentos muy oscuros durante la maratón que me hicieron cuestionarme my voluntad de terminar la carrera.

La verdad es que tengo muchos problemas en carreras donde el clima es caluroso. Esta no es mi primera vez corriendo en calor extremo. La aclimatización al calor no es algo que debe tomarse a la ligera. Llegar con 7 días de anticipación a Kona no fue el tiempo suficiente para que mi cuerpo se adaptara. Estudios señalan que le toma 14 días al organismo para adaptarse completamente al calor. Así que al final, no importó la cantidad de sesiones de Sauna que que tomé antes de llegar a Hawaii. Lo único que realmente funciona es llegar 2 semanas antes de la carrera. Si alguna vez considero volver a correr en Kona o ir a otro destino caluroso y húmedo, llegaré con el tiempo suficiente para aclimatarme adecuadamente.

Mi camino hacia el Campeonato Mundial de Ironman de Hawaii está terminado. Mi interés en volver a este lugar se acabó, al menos por un buen tiempo. Necesitaba probarme que podía volver a un nivel competitivo nuevamente y clasificar. Ahora que ya cumplí con esa promesa que me hice hace varios años atrás, es momento de buscar otros desafíos… y de ésos me quedan muchos.